Salón de Julio - Pintura 'Fundación de Guayaquil'

Fernando Mayorga Fernando Mayorga Follow Artículo publicado en Dec 01, 2019 · 2 mins read
Fotografía de Salón de Julio - Pintura 'Fundación de Guayaquil'

La exposición anual se inaugura en julio, coincidiendo con las fechas que hacen homenaje a la fundación de la ciudad y permanece abierta al público por 30 días.

Entre 1959 y 1960 Guayaquil vio el surgimiento de uno de los concursos de mayor resonancia, expectativa y relevancia de las artes visuales del país: el “Salón de Julio - Fundación de Guayaquil”. Son 59 ediciones las que se han realizado y por ellas han pasado cientos de exponentes de la plástica nacional.

Aunque para algunos artistas este concurso ha significado valor agregado a su notable trayectoria, con certeza se podría afirmar que para otros ha sido el inicio de una carrera de éxito; es decir, nacieron a la fama en este evento, ahora personajes convertidos en artistas de renombre y cuya obra es necesaria revisar para el estudio de la Historia del Arte Contemporáneo del Ecuador.

1. La primera obra en ganar el Salón de Julio fue “Danzantes” (1959) del pintor norteamericano Lloyd Wulf. El “Primer Premio Adquisición - Banco de Guayaquil”, otorgó en aquel entonces 15.000 Sucres al triunfador de entre 64 obras seleccionadas.

2. El artista plástico más galardonado con el Primer Premio del Salón es José Carreño, ganó en tres ediciones (1971, 1973 y 1975); luego, Hernán Zúñiga en dos (1978 y 1987); y, Jorge Morocho en dos años consecutivos (2015 y 2016). Jorge Morocho: Karla, Otis III y Dexter Redding. Óleo sobre lienzo, 154 x 210 cm. Primer Premio Salón de Julio 2016.

Es así como tenemos, entre los premiados en la historia del Salón, a maestros tales como Theo Constante, Enrique Tábara, Félix Aráuz, Humberto Moré, Luis Miranda; y también aquellos que irrumpieron la escena plástica de entre siglos (1980 - presente) como Jorge Velarde, Tomás Ochoa, Marco Alvarado, entre otros.

Al igual como sucede en el arte contemporáneo, en la historia del Salón de Julio, encontrar un estilo predominante absoluto, no es posible, pero sí podemos ser testigos de la diversidad estética de movimientos, tendencias, corrientes, al igual que la riqueza temática en las propuestas que nacen del Precolombinismo, el Abstracto, Surrealismo, Neocubismo y Simbolismo, sólo por nombrar pocos ejemplos.

1. Thomás Ochoa: Quien nos representa y máquina de guerra. Téxnica mixta, políptico, 180 x 391 cm. Primer Premio Salón de Julio 2000.

2. Enrique Tábara: Gris Precolombino. Óleo sobre lienzo, 300 x 150.5 cm. Primer Premio Salón de Julio 1967.

El Salón de Julio también es testimonio del cambio generacional y sus preferencias en los procedimientos artísticos; así evidenciamos como el predominio del óleo y el lienzo han dado paso a la experimentación con nuevos procedimientos y materiales distintos a los tradicionales por excelencia.

Esther Mandujano de Cubillo

Desde 1964 hasta 1991, el Salón de Julio incluía la modalidad Escultura; en 1974 abrió con Caricatura y en 1994 con “Formas Alternativas de Creatividad”. Esther Mandujano de Cubillo: María o el dolor. Escultura modelada en yeso. Primer Premio III Salón de Escultura 1968.

Amigos de la Cultura
Recibe información sobre nuestros eventos especiales, exposiciones y otras actividades de la Dirección de Cultura.
Publicado por Fernando Mayorga Follow
Fernando Mayorga, diseñador web y profesor universitario, amigo de la Historia del Arte y el Patrimonio Cultural ecuatoriano.